Hace años se extraía la madera sin aplicar ninguna técnica pero hoy en día se extrae aplicando la selvicultura que asegura la sostenibilidad de los montes.  Sin embargo, en el futuro no hará falta talar árboles para hacer un mueble de sala, un comedor o un escritorio para la oficina. La madera podrá reemplazarse por otros materiales como el arroz o cascara de cacahuete.

La madera ecológica es aquella que está construida de materiales que no son precisamente madera, pero que la emulan perfectamente. De esta forma, no hace falta poner en riesgo ningún ecosistema habitante de los bosques, ya que se produce a partir de reciclaje y materiales que no conllevan daño ambiental alguno.

Estas son algunas de las ventajas de la utilización de la madera ecológica:

No daña al medio ambiente: Al estar construida, generalmente, de una mezcla de virutas y materiales plásticos reciclados, no hace falta talar árboles para su producción. De esta manera, se preservan bosques y se reutilizan desechos.

Resistente a insectos: No se generan termitas ni otras clases de bichos que puedan llegar a deteriorar la madera ecológica.

No sufre filtraciones: La madera ecológica es resistente al agua y a las filtraciones. No se agrieta y, además, es antideslizante.

Usos muy variados: Por todas las cosas anteriormente señaladas, sirve perfectamente para revestir cabañas, para techos, postes, maceteros y muebles que vayan afuera.