El cambio climático nos advierte que no podemos continuar con un sistema de construcción ambientalmente insostenible, que demande de tanta energía y emita gases de manera exagerada. Los ingenieros y arquitectos creen que ya es momento de utilizar materiales que tengan un comportamiento térmico mejor con el fin de preservar el ambiente.

En este sentido, la madera requiere mucha menos energía en el proceso de transformación de materia prima a material de construcción que el acero o el hormigón. Además, es el único material de construcción que sigue absorbiendo y almacenando CO2 a lo largo de toda la vida útil de un edificio.

Frente a otros materiales alternativos, la madera es el único que tiene capacidad de absorber CO2. Adicionalmente, es el que menos pesa y, por tanto, el que genera menos emisiones en su transporte.

Con el avance tecnológico que ha tenido durante los últimos años, la madera ha logrado posicionarse en la vanguardia de este siglo y cada vez hay más interés e inquietud en torno a este material por parte de los arquitectos

Un ejemplo de esto es el “Brock Commons – Tallwood House” una residencia de estudiantes que se impuso como el edificio más alto de madera en el mundo con 53 metros de altura, este fue construido en 66 días ya que fue realizado mayormente con materiales prefabricados. Este edificio en términos de mejoras del medio ambiente almacena unas 1.753 toneladas de CO2, evitando además la emisión de 679 toneladas de gases efecto invernadero.

Este video detalla el proceso de construcción en un time lapse muy interesante, además de proveernos datos interesantes sobre el proceso de construcción, los materiales necesarios y el grupo de montadores de madera que necesitaron para la finalización de la obra: