Aunque la calidad de nuestra madera sea la mejor, es importante prevenir los daños que puede sufrir por exponerse a factores ambientales como el polvo, agua y aire. En esta publicación te queremos dar 4 consejos útiles para el mantenimiento de tus muebles de madera exterior

  1. Barnices de exterior para maderas

Los barnices siempre son una opción, son los más conocidos para el mantenimiento de la madera y existen diferentes tipo, incluso hay algunos específicos para espacios exteriores que son más elásticos e incorporan filtro de rayos UV para evitar que la madera se reseque y decolore.

Este material se debe aplicar encima de la madera, creando una capa exterior en la que esta pueda proteger de golpes y arañazos. Se puede aplicar con brocha y conseguir distintos acabados según el barniz sea brillante, mate o satinado.

  1. Aceites para muebles y suelos de madera

Otra opción es el aceite de teca, que es recomendable utilizarla cada 3 meses los primeros años y posteriormente espaciando la frecuencia. El aceite de teca se introduce por los poros e impermeabiliza la madera para hacerla más resistente.

Se debe primero limpiar el polvo y suciedad de la madera con agua, luego se deberá aplicar el aceite con un paño empapado, una esponja o una brocha, siguiendo la  veta de la madera. Una vez lo absorba puedes aplicar una segunda capa e incluso una tercera al día siguiente en el caso de los suelos para que la madera quede perfecta.

  1. Pintura para madera

La pintura para madera de exterior sirve como sellado contra el agua y como barrera para los rayos UV. Es la única de las opciones que mencionamos que no deja ver la madera natural, pero nos da la posibilidad de personalizarla con el color que más nos guste. Antes de pintar, la madera debe estar limpia, seca y la superficie lisa.

  1. El Lasur para madera exterior

El lasur es un material utilizado para la protección y cuidado de la madera y ayuda a mantener el poro de la madera abierto sin riesgo de que se agriete, además, es permeable al agua (repele el agua), protege contra los rayos UV, es insecticida y fungicida. Todas estas características hacen que los lasures tengan una mayor capacidad para: resaltar la veta y los detalles de la madera, reducir el mantenimiento y evitar que la madera se deteriore.

Para aplicarlo se debe seguir las instrucciones del fabricante, preparando bien la superficie, lijando la madera, para después eliminar y limpiar de polvo y suciedad la superficie.